Por muy sorprendente que pueda parecer, ya se jugaba a los bolos en el antiguo Egipto. Se trata de un deporte que consiste en derribar diez bolos dispuestos en forma de triángulo lanzando una bola. La bola, que suele pesar entre 4 kg y algo más de 7 kg, no se lanza por el aire, sino rodando. Puede parecer sencillo, pero que la bola ruede en la dirección deseada requiere técnica y entrenamiento. Por eso, en muchos de los locales de bolos en Madrid se ofrecen cursos para jugadores de toda condición.

Jugar a los bolos en Madrid

Hasta hace relativamente poco, solo existían dos boleras de referencia en la capital, aunque la oferta se completaba con varios establecimientos en los alrededores. Para quienes prefieran practicar este deporte en el lugar con más solera de Madrid, la bolera de Chamartín es la mejor opción. Los bolos garantizan una tarde diferente en familia o un buen rato de sana competición entre amigos.

Mucho más que una tarde entretenida

Salir a jugar a los bolos en Madrid garantiza un tipo de diversión para todas las edades, pero es mucho más que eso. Los más pequeños desarrollarán sus habilidades psicomotrices a medida que aprendan a tirar la bola, y sus habilidades sociales al jugar en equipo. Además, ganarán autoconfianza. El sistema de puntuación también está relacionado con las matemáticas, por lo que no se trata de un deporte meramente físico. Entre las diversas actividades para niños que propone Madrid, jugar a los bolos no solo es muy positivo, sino que también entretiene a los mayores. Y para todos ellos, el movimiento continuado del cuerpo contribuye a la tonificación de brazos y piernas.

Tu propia liga

En un mundo en el que cada vez es más difícil mantener las viajas amistades, merece la pena intentar algo nuevo para reforzar los lazos de toda la vida. A veces, la simple idea de quedar para tomar un café podría suponer desidia y pereza, pero una cita periódica para jugar a los bolos se vuelve divertida y dinámica. Para crear un equipo de bolos Madrid cuenta con varias ligas en las que es posible inscribirse, además de una federación. Pero si no se quiere dar ese paso, organizar una liga propia con antiguos compañeros de la escuela o con colegas de trabajo también garantiza horas de diversión, retomar viejos contactos y una puesta al día durante los momentos en que otros hacen rodar la bola por la pista.

Los beneficios del bowling

Como cualquier tipo de ejercicio físico, jugar a los bolos en Madrid tonifica los músculos de brazos y piernas. Además, mejora la coordinación y colabora en la obtención de una mejor forma física. En cuanto a los beneficios psicológicos, es un deporte de equipo con un alto componente social, con lo que se estimulan las habilidades de relación. Pero, sobre todo, proporciona horas de diversión sana para toda la familia.

Leer Más