En lo que se refiere a cosas que hacer Madrid ofrece numerosas posibilidades, empezando por los museos, entre los que destacan los situados en la conocida Milla de los Museos, como el Museo del Prado, en el que se pueden admirar obras de pintores como El Greco, Velázquez o Goya; el Centro de Arte Reina Sofía, dedicado al arte contemporáneo; y el Museo Thyssen-Bornemisza, que alberga obras de arte que van del siglo XIV al siglo XX, reunidas durante más de cincuenta años por la familia Thyssen. Tampoco podemos dejar de mencionar la Casa Encendida, centro social y cultural de Caja Madrid, que ofrece una variada selección de artes escénicas, cursos, talleres o exposiciones, y que se ha convertido en imprescindible en la escena artística de la capital.

Puro teatro

El teatro es otra de las cosas que hacer en Madrid. En la ciudad hay numerosos teatros en los que se pueden ver representaciones a lo largo de todo el año: en la programación de los Teatros del Canal, además de teatro, se incluye danza, ópera y zarzuela. Asimismo, el Teatro María Guerrero es uno de los escenarios de las representaciones del Centro Dramático Nacional. También es posible descubrir espacios de reducidas dimensiones dirigidos a un pequeño número de espectadores que alojan proyectos relacionados con el teatro independiente, como es el caso de La Pensión de las Pulgas.

Diversión a raudales

Las cosas que hacer en Madrid son interminables: ir al cine es otra de ellas. De hecho, en la ciudad se conserva uno de los pocos cines históricos que aún se mantienen activos: los Cines Callao, inaugurados en 1926. Además, la ciudad también es rica en espacios en los que divertirse como el Parque de Atracciones o el Palacio de Hielo, que dispone de una pista de hielo de mil ochocientos metros cuadrados en la que se puede patinar, practicar hockey y curling.

Cosas que hacer en Madrid: rutas gastronómicas imprescindibles

Otra de las formas de disfrutar del ocio es la gastronomía, y Madrid cuenta con algunos de los restaurantes nacionales más afamados. Es el caso de Diverxo, del cocinero galardonado con tres estrellas Michelin David Muñoz, o el Yakitoro, del conocido Alberto Chicote. Sin embargo, el prestigio de estos locales no merma la valía de otros en los que se degustan platos más tradicionales: el restaurante Casa Lucio, inaugurado en 1974, es conocido por sus huevos estrellados, mientras que en la Tasquita de Enfrente se sirve uno de los platos más emblemáticos de la gastronomía madrileña: los callos. Aun así, si quieres degustar los platos y tapas más tradicionales de la capital, nada mejor que un domingo por el barrio de La Latina. Sus terrazas y locales no defraudan a los amantes de la vida en la calle y la comida castiza.

Leer Más