Uno de los datos más sorprendentes acerca del paintball tiene que ver con las marcadoras, las armas con las que se disparan las bolas de pintura. En realidad, la seguridad de este deporte se deriva del origen de estas marcadoras, que eran herramientas agrícolas usadas para marcar a los animales. En paintball dos equipos se enfrentan con el objetivo de eliminar a todos los integrantes del equipo contrario o bien para conquistar una posición determinada. Aquellos jugadores que son marcados, es decir, alcanzados por el disparo de una de las marcadoras, son eliminados del campo de batalla, bien de manera definitiva o bien temporalmente. Pero las marcadoras estaban hechas para marcar, no para herir. Por eso es importante no confundirlas con escopetas de aire comprimido, que producen un impacto más doloroso y peligroso.

Los mejores lugares para practicar paintball en Madrid

¿Qué debe tener una buena instalación para practicar paintball? Basta un terreno lo bastante amplio, acotado y con lugares para que los jugadores puedan emboscarse. Los complejos multiaventura que ofrecen paintball en Madrid como Action Live o Valdeaventura ofrecen todas esas características y las completan con plazas de parking, servicio de restauración, vestuarios e incluso otro tipo de actividades al aire libre, como rocódromo o minigolf. Pero lo mejor del paintball es que se puede practicar en cualquier lugar siempre que ambos equipos decidan cuáles son los límites en los que se desarrollará la partida y se aseguren que no habrá público ajeno al juego. Para quienes prefieren tenerlo todo hecho y preocuparse solo de la diversión, las empresas especializadas planean desde el escenario hasta la duración de cada partida e incluso permiten añadir servicios extra como una comida al aire libre después de liberar el estrés.

La escalada de complejidad en la equipación

En cuanto a la equipación necesaria para practicar paintball Madrid cuenta con empresas que la alquilan al reservar la partida. Basta con ropa cómoda de colores discretos, alguna prenda tipo pasamontañas que oculte la cara y unas gafas de protección para los ojos. El torso también suele protegerse con escudos de plástico del estilo de las corazas que se usan para conducir motos, pero no es necesario. Por supuesto, las marcadoras y las bolas de pintura son imprescindibles. A partir de ahí, los aficionados que se enganchan a este deporte, inicialmente barato, pueden invertir tanto como deseen en indumentaria de tipo militar, marcadoras de gama alta que imitan el diseño de rifles reales de francotirador y todo tipo de complementos.

Paintball para profesionales

Aunque para practicar paintball en Madrid solo hace falta la voluntad de pasarlo bien y liberar tanta adrenalina como sea posible, existe una Liga Madrileña de Paintball para quienes no tengan bastante con un nivel aficionado o con encuentros entre amigos. Las reglas en esta liga son mucho más estrictas y los jugadores más duros, pero los principios del deporte son los mismos: simular una batalla estratégica y eliminar al enemigo disparándole bolas de pintura mientras se intenta tomar el punto candente establecido. En todos los casos el estrés se elimina, al menos hasta el siguiente encuentro.

Leer Más