El mantenimiento de un coche implica una serie de obligaciones que van desde su puesta a punto hasta la tramitación de permisos y homologaciones. Madrid concentra más de la mitad del sector del automóvil en España, de manera que dispone de una nutrida oferta para satisfacer estas y otras necesidades. El primer paso en este proceso es la obtención del permiso de conducir, de categoría B en el caso de vehículos de hasta 3500 kg. Son las autoescuelas homologadas las que ofrecen tanto la preparación al examen escrito a través de un curso de teoría como un número variable de clases prácticas que habilitan para la prueba final al volante de un vehículo, bajo supervisión.

Amplia red de instalaciones para los trámites

De la misma forma, la obtención de la certificación de la ITV, Inspección Técnica de Vehículos, es otro de los trámites ineludibles en la vida de un conductor que disponga de coche propio en Madrid. Han de pasar esta revisión todos los vehículos privados pasados cuatro años desde su estreno; y cada dos años, a partir de ese momento. En este sentido, la Comunidad de Madrid dispone de una amplia red de instalaciones con el fin de adquirir esta certificación. Para pasar con éxito la ITV es necesario que la revisión mecánica del vehículo sea satisfactoria, además de completar adecuadamente diferentes formalidades administrativas. Con objeto de facilitar este trámite burocrático, desde hace algunos años ciertos operadores ITV privados se ocupan de todo el proceso; es el caso de Transitalia o Cysda.

Mantenimiento y puesta a punto de coches en Madrid

Realizar una puesta a punto periódica se traduce en ahorro a largo plazo y en la seguridad de que el vehículo estará preparado para pasar los exámenes oficiales obligatorios a los que son sometidos los coches en Madrid. Algunas piezas han de ser revisadas de forma recurrente, como la correa de distribución que todos los vehículos deben reemplazar cada 90 000 km para evitar daños en el motor. Asimismo, cada 3000 km es conveniente realizar la revisión del aceite tanto para detectar posibles pérdidas como para cambiar o rellenar el filtro. En lo relativo a la reparación de coches Madrid cuenta con una vasta oferta de talleres mecánicos.

Talleres de coches de Madrid: carrocería impecable

El cuidado cotidiano del coche no culmina en el motor. El desgaste producto del tiempo y los elementos, así como los golpes y roces habituales exigen un cuidado periódico de la chapa y la pintura. Algunas autopartes como las aletas delanteras y traseras, los retrovisores, el capó o el maletero son especialmente sensibles. Sin embargo, no hay por qué preocuparse: los talleres de coches en Madrid han desarrollado diferentes métodos para maximizar la calidad de las reparaciones. Estas modalidades incluyen cabinas presurizadas para aplicar y secar la pintura, y aplicaciones informatizadas para igualar los colores.

Más