Además de ser una inagotable fuente de salud física y espiritual, el masaje es un arte curativo y una experiencia única al alcance de todos. Realizado por un profesional, el masaje no produce ningún tipo de efectos secundarios, no resulta agresivo y es totalmente higiénico. Sus técnicas milenarias permiten aliviar dolores musculares, eliminar las contracturas, reafirmar la silueta, estimular la capacidad autosanadora del organismo, activar la circulación sanguínea, equilibrar la energía vital, relajar la mente y mejorar el estado de ánimo. Por la variedad de establecimientos y ofertas de masajes Barcelona no tiene rivales. La Ciudad Condal es un oasis de salones de belleza, centros de wellness, balnearios urbanos, Spa, estaciones termales, talasos, baños termales, hoteles con Spa, centros de reflexología podal y todo tipo de masajes relajantes, reductores, terapéuticos, faciales, deportivos, prenatales, craneales, shiatsu, ayurvédicos, etc.

Repartiendo bienestar

Los masajes con fines terapéuticos, o masoterapia, se realizan por un fisioterapeuta cualificado y están indicados para mejorar la movilidad de articulaciones dañadas, eliminar la tensión muscular, aliviar o reducir los dolores de cabeza y espalda, mejorar la circulación linfática, fortalecer el sistema inmunológico, reducir la ansiedad, normalizar el flujo de energía bloqueada y restaurar la sensación de calma y bienestar. Las sesiones de masaje terapéutico permiten tratar con éxito una larga lista de enfermedades, entre las que figuran la osteocondrosis vertebral y sus derivados, escoliosis, hernias discales, disfunción de la circulación cerebral, trastornos psicosomáticos y vegetovasculares, enfermedades metabólicas, venas varicosas, lesiones osteopáticas de la pelvis y daños en articulaciones sacroiliacas. Los establecimientos de masajes en Barcelona, que ofrecen este tipo de masajes, destacan el centro médico Gaudí, el centro de estética Bell-Natur y el centro de salud Medicina Integral, todos ellos con una amplia oferta en tratamientos de belleza y medidas terapéuticas que mejoran tanto el bienestar exterior como el interior del cuerpo.

Masajes orientales

La mayoría de los centros de masajes en Barcelona ponen a disposición de su clientela numerosas técnicas orientales que destacan por su gran eficacia y una aplicación personalizada. El masaje tradicional chino Tuina se realiza a partir de presiones, estiramientos, fricciones y rotaciones con los dedos, las manos y los codos sobre determinados puntos del cuerpo. Esta antigua técnica está especialmente indicada para tratar desórdenes musculares, tendinitis, estrés crónico, artrosis, reuma, hipertensión, dolencias del menisco y hernias discales. El masaje balinés se realiza con aceites esenciales a través de largos y lentos movimientos manuales que fomentan la relajación, rejuvenecen la piel, activan el sistema linfático, favorecen el ritmo cardíaco y mejoran la circulación sanguínea. El masaje ayurvédico de origen indio actúa a nivel físico y mental para retrasar el proceso de envejecimiento, fortalecer el sistema inmunológico, beneficiar el aparato digestivo, eliminar las toxinas, reducir la fatiga, regular el nivel de azúcar en la sangre y mejorar la calidad del sueño. El masaje shiatsu, natural de Japón, proporciona una relajación profunda, equilibra el sistema nervioso, tonifica los músculos y ayuda a solucionar problemas gastrointestinales.

Masajes que embellecen

Los tratamientos de belleza a partir de masajes incluyen el drenaje linfático que previene la retención de líquidos, reafirma la silueta y elimina la celulitis. Otra técnica médico-estética muy popular, la talasoterapia, aúna varios tipos de masaje (mediante las olas y el movimiento del agua, la ducha Vichy, masoterapia, etc.) y las propiedades curativas de las algas marinas, que actúan como antibióticos naturales, son ricas en antioxidantes y tienen poderes antitumorales. A su vez, el masaje facial ayuda a prevenir y alisar las marcas de la edad, tonificar el cutis, prevenir el envejecimiento precoz de la piel y redefinir el contorno del rostro.

Más