Si bien pertenece a la Comunidad Autónoma de Andalucía y se encuentra fuertemente influenciada por su cocina, la condición mediterránea de la provincia de Córdoba hace que su gastronomía difiera de aquella de las demás provincias andaluzas, especialmente en la carencia del pescado fresco en sus recetas típicas, aunque en el recetario cordobés son frecuentes los pescados en escabeche y en salazón. La cocina cordobesa se encuentra fuertemente influenciada por las tradiciones de las diferentes civilizaciones que pasaron por su territorio: fenicios, romanos, árabes, magrebíes, sefardíes y cristianos. Todos han aportado diferentes ingredientes y técnicas a lo que hoy constituye la gastronomía típica de Córdoba. Su sello de identidad, sin embargo, es el uso indiscutido, abundante y exclusivo del aceite de oliva con Denominación de Origen local.

Ingredientes autóctonos

Los ingredientes principales de la cocina cordobesa son el ya mencionado aceite de oliva, las frutas y verduras propias de la región (principalmente naranjas, almendras, tomates, habas, pimientos, ajo y patatas) y las carnes de vacuno y de cerdo, de la cual se elaboran chacinados y embutidos protegidos por D.O.P. La frescura de los ingredientes es vital en la preparación de las recetas típicas de la zona, por lo que se resalta la abundancia de los mercados de productos frescos, tan importantes a la hora de abastecer de ingredientes tanto a las casas particulares como a los restaurantes en Córdoba. En lo que a vinos se refiere, la Denominación de Origen Montilla-Moriles ofrece distintas variedades, siendo Pedro Ximénez la predominante. Además del vino, la misma D.O.P. protege al vinagre de producción local.

Restaurantes en Córdoba: degustación regional

Gracias a la diversidad de sus restaurantes Córdoba presenta una extensa oferta de lugares en los que degustar recetas regionales, nacionales e internacionales. Locales como la Taberna Casa Madriles ofrecen propuestas de atmósfera local en las que se sirven vinos y tapas locales, mientras que restaurantes como el Sushi Bar Tunante proponen platos de cocina internacional. Dentro de las demás opciones se encuentran restaurantes de comida italiana, japonesa o mexicana, así como también locales de cocina fusión, en los que se combinan la gastronomía local con diversas tradiciones culinarias del resto del mundo.

Platos clásicos y vinos

Si bien la cocina cordobesa ofrece una gran selección de platos típicos, sus dos estandartes culinarios son indiscutiblemente el salmorejo y el estofado de rabo de toro. Otras delicias locales incluyen el ajoblanco cordobés, los garbanzos de Cañete de las Torres, el salchichón de Pozoblanco y los flamenquines. En lo que a dulces se refiere, los ingredientes principales son el anís, el sésamo, el cabello de ángel y la miel, aunque el postre bandera de la cocina cordobesa es, sin duda, el dulce de membrillo. Todos estos platos típicos son factibles de degustar en multitud de restaurantes en Córdoba y coronarlos con un aguardiente de Rute, que se caracteriza por su sabor seco y anisado, y que es propio de esta región de Andalucía.

Más