Barcelona es una ciudad en la que existen multitud de opciones para aprender cosas nuevas. Así, quienes estén interesados en la gastronomía oriental pueden asistir a cursos en Barcelona de elaboración de sushi y maki, platos japoneses elaborados con arroz, pescado crudo, verduras y alga nori. Este tipo de aprendizaje para aficionados se puede cursar en lugares como Alacarta, donde también organizan otros talleres de cocina, como el de arroz, en los que se enseña a trabajar con las diferentes variedades del cereal y a preparar recetas como el risotto y el arroz negro.

Un toque dulce

Para aquellos que prefieren los postres, existe la posibilidad de aprender a elaborar dulces como los cupcakes, pequeños pasteles que suelen estar decorados con coberturas de distintos colores y sabores, como la buttercream, la crema de queso, la de fondant o la de glasa real. Así, existen cursos en los que se enseña a realizar el pastel completo y otros especializados en la decoración; sitios como Rose & Cake o Art&farina imparten cursos sobre este y otros postres, como galletas y macarrons. Además, también se efectúan talleres monográficos sobre postres típicos para fiestas y su decoración específica.

Mueve el cuerpo y estimula la mente

Asimismo, se puede asistir a cursos en Barcelona relacionados con el deporte, que goza de una gran tradición en la ciudad; no hay que olvidar que fue la sede de los Juegos Olímpicos de 1992. Entre los cursos deportivos que se pueden llevar a cabo, destacan los de yoga y pilates, dos disciplinas que buscan el equilibrio entre el cuerpo y la mente. Estas actividades también tienen sus variantes, como el bikram yoga, que se practica en salas con temperaturas que alcanzan los cuarenta grados centígrados. Además, en centros como Nytta es posible probar técnicas de entrenamiento como la electroestimulación muscular, que provoca contracciones musculares a través de corrientes eléctricas. Siguiendo la vanguardia propuesta por la ciudad catalana, también es posible encontrar cursos relacionados con otras disciplinas artísticas como la música, la interpretación o la fotografía, esta última de gran interés en una metrópoli que cuenta con maravillas arquitectónicas como el Parque Güell o la Casa Batlló, ambos diseñados por Gaudí.

Directo al paladar

En cuanto a otro tipo de cursos Barcelona permite la posibilidad de aprender sobre bebidas: se imparten cursos para aprender a elaborar cócteles, combinaciones que llevan ron, tequila, vodka o ginebra, además de hierbas aromáticas, zumos de frutas y especias; pero también es posible profundizar en el conocimiento del cava, vino espumoso elaborado con variedades de uvas autóctonas de Cataluña, macabeo, parellada o xarel·lo, porque existen cursos en lugares como las Bodegas Jaume Giró i Giró, una empresa familiar fundada en 1926 que organiza degustaciones de cavas, que incluyen comida y visitas guiadas a la propia bodega.

Leer Más