Zaragoza es una ciudad de encuentro que ofrece un amplio abanico de actividades: desde rutas turísticas inolvidables para rememorar su pasado romano, barroco, mudéjar o renacentista, pasando por cursos intensivos de golf u otros deportes, a una extensa oferta de planes relajantes, como sus spas urbanos; todo tiene cabida en esta capital tan sorprendente como dinámica. Porque siempre hay cantidad de cosas que hacer en Zaragoza, también podrás deleitarte con una exposición de arte en el Palacio de Sástago o en La Lonja o realizar rutas por entornos naturales, como la zona del Ebro, donde se puede disfrutar de la Reserva natural de los Sotos y Galachos del Ebro.

Rincones de Zaragoza, escenas que emocionan

Es posible realizar visitas teatralizadas a los rincones más destacados de la ciudad, como los barrios antiguos, el teatro romano e incluso el cementerio, cuyo recorrido nocturno entre actores y guiones se convierte en una experiencia inolvidable, llena de misterio y emociones. Paseos en helicóptero, vuelos en globo y los recorridos por los tres grandes parques que oxigenan la ciudad -Tío Jorge, Parque del Agua y Labordeta- forman parte del elenco de delicias sensoriales zaragozanas.

El sabor de una gran ciudad

La gastronomía es otro de los principales atributos de esta ciudad. Recorrer las pintorescas calles del mítico El Tubo, tapeando y picoteando auténticos manjares es una elección espléndida para el vermut y la cena. Zaragoza cuenta, además, con todo tipo de restaurantes, tabernas, bares y degustaciones regionales, nacionales e internacionales, así como una oferta excepcional de centros comerciales. De hecho, entre las cosas que hacer Zaragoza destacamos la visita a uno de los centros comerciales más grandes del mundo: Puerto Venecia, dotado con un lago espectacular y una fabulosa oferta comercial, lúdica y gastronómica. Salir de compras por el centro, pasear por la plaza de las Catedrales -visitando la basílica del Pilar o La Seo- y transitar por las calles peatonales, como la de Alfonso, forman parte de ese encanto inconfundible de una ciudad habitada por personas nobles, hospitalarias y generosas.

La noche es maña

Por el día, Zaragoza ofrece una increíble oferta de cursos, seminarios y talleres: percusión, masajes, técnicas de comunicación, encuadernación, yoga... Todo es susceptible de ser aprendido en un entorno acogedor y muy dinámico. Pero las cosas que hacer en Zaragoza no terminan por el día, más bien al contrario: la noche se envuelve de imaginación, ritmo y fantasía, y convierte a la ciudad en un universo de sorpresas y atracciones. El ocio nocturno en Zaragoza se concreta en una amplia oferta de discotecas, pubs, tabernas, salas de cine y teatros. La zona del Casco es el punto de encuentro de la gente joven, mientras que el entorno de Francisco Vitoria y el distrito Santa Engracia cuentan con locales de moda dirigidos a un público más selecto y exigente.

Leer Más