La flamante capital de las Islas Baleares, Palma de Mallorca, es un destino turístico por excelencia, perfecto tanto para estancias cortas como para los periodos más largos durante todo el año. Y no solo por su excelente conexión aérea y marítima con las principales capitales europeas (una media de dos horas de viaje en avión), sino también por su rica tradición turística reflejada en una amplia oferta hotelera, patrimonial, cultural, gastronómica, de ocio y comercial. Bañada por el mar Mediterráneo, esta bella y cosmopolita ciudad ofrece al visitante un gran número de hoteles y apartamentos que cumplen sobradamente con las expectativas más exigentes de sus clientes. Por la cantidad de cosas que hacer Palma de Mallorca no tiene rivales e invita a descubrir sus antiguas calles impregnadas de historia, pequeños comercios tradicionales y otros establecimientos con encanto.

Sol, playas y deportes

Gracias a su ubicación, Palma goza de un clima privilegiado, con más de 300 días de sol al año y una temperatura media anual de 18 °C. Todo ello se traduce en una larga temporada de playas que suele durar de mayo a septiembre. Platja de Palma, Can Pastilla, Sant Agustí, Ciutat Jardí o Cala Major son algunas de las zonas costeras con una amplia oferta de ocio diurno y nocturno, buena gastronomía y entretenimiento para una estancia de ensueño. Entre las cosas que hacer en Palma de Mallorca está la posibilidad de practicar todo tipo de deportes: windsurf, motos y esquís acuáticos, pesca, submarinismo, piragüismo, vóley playa, kitesurf, paddle, fútbol, tenis, baloncesto, golf, karting, artes marciales, etc. A su vez, la bahía de Palma y sus puertos deportivos se presentan como el marco ideal para practicar deportes náuticos, hacer cursos de patrón o capitán del yate con prácticas de navegación y participar en competiciones de vela durante todo el año.

Restaurantes y vida nocturna

Para pasar unas vacaciones saludables no hay nada mejor que disfrutar de una excelente gastronomía autóctona en los mejores restaurantes de Palma de Mallorca. La mayoría de ellos colaboran con grandes chefs internacionales que ofrecen a su clientela una cocina exquisita, innovadora y creativa, sin olvidar los típicos platos mallorquines como canelones de marisco, chuletas a la pera, esqueixada de bacalao, tumbet, frit mallorquí o burballes de Llebre. Y al caer la noche, abren sus puertas los numerosos locales nocturnos, de los cuales la mayor parte se concentra en el Passeig Maritim. Se trata de establecimientos con una amplia diversidad gastronómica y musical, adaptada a todos los públicos, gustos y bolsillos. Los locales de ocio nocturno más destacados de la ciudad son Pacha Mallorca, Moloko, El Divino, Titos Palma y Bamboo Club.

Un paseo por la historia

Pensando en las cosas que hacer en Palma de Mallorca, no hay que olvidar su gran patrimonio histórico y cultural, marcado por el paso de civilizaciones tan ilustres como la romana, fenicia, musulmana, bizantina, cristiana y vándala. Entre los monumentos más emblemáticos de la ciudad destacan el edificio del ayuntamiento construido en el siglo XXVII, la catedral de Mallorca (una de las iglesias góticas más importantes de Europa), el Castillo de Bellver del año 1300, el Palacio Real de la Almudaina de origen romano y el barrio antiguo de La Lonja, que alberga los mejores hoteles, clubs y restaurantes de la ciudad.

Leer Más