La liposucción no es un método para adelgazar, sino una operación quirúrgica cuyo objetivo es eliminar grasa localizada, no reducir el peso corporal. Como cualquier operación, debe ser realizada por un cirujano. Antes de la operación, el profesional médico habrá realizado un análisis exhaustivo de la zona a tratar y habrá marcado las áreas de las que se extraerá la grasa. Por lo general, las liposucciones se practican en muslos, caderas y abdomen, aunque es posible realizarlas en cualquier zona del cuerpo donde se haya acumulado grasa no deseada, como brazos o papada. Durante la operación, el cirujano introduce una cánula mediante la que inyecta, en toda la zona a tratar, una solución líquida que prepara la grasa para la posterior extracción. Por una parte, la separa de la piel, y por otra, cambia su textura a la de un líquido denso y viscoso que será aspirado.

Lo que hay que exigir antes de someterse a cualquier tratamiento quirúrgico

La liposucción requiere anestesia, por lo que resulta de vital importancia que se realice en un centro médico que cuente con todas las garantías exigidas por la ley. En Madrid, la Clínica Quirón cuenta con un gran prestigio. Antes de someterse a cualquier operación es necesario firmar un formulario de consentimiento que libera de responsabilidad al médico en caso de que haya incidencias ajenas a su control, pero que también le compromete en caso de negligencia. Ningún centro o profesional que no ofrezca estas garantías es adecuado para realizar una liposucción en Madrid ni en ningún otro punto de España.

Todas las técnicas de liposucción en Madrid

Existen modalidades de liposucción que se llevan a cabo por técnicos especializados en lugar de por médicos. El riesgo que se corre al someterse a una liposucción tradicional es mínimo, pero con estas técnicas que incorporan nuevos métodos de tecnología no invasiva, dicho riesgo se reduce a cero. Si se prefiere una modificación del cuerpo sin pasar por quirófano pero con los efectos de una liposucción Madrid es la ciudad adecuada para encontrar un establecimiento pionero. En centros como la Clínica Barragán se ofrecen ambas alternativas. La ultracavitación y el lipoláser son dos de esas técnicas innovadoras que se basan en el principio de no extraer la grasa, sino de licuarla. En el caso del lipolaser se introduce un pequeño filamento que disuelve la grasa para que más tarde y de forma paulatina el cuerpo la elimine de manera natural a través del sistema linfático o mediante la orina.

Mantener los resultados

Los resultados definitivos de una liposucción no se ven hasta pasados seis meses, pero mientras tanto existe gran cantidad de tratamientos médico-estéticos complementarios, así como de centros que los ofrecen, bien como complemento o bien de manera independiente para tratar a pacientes que no necesiten una intervención extensiva. Los especialistas en liposucción en Madrid recomiendan controlar la ingesta de grasas y, de hecho, cambiar de hábitos alimentarios para que la figura conseguida con el tratamiento se mantenga. En el caso de una liposucción convencional, es necesario llevar una faja de compresión que el propio cirujano recomendará.

Más