GROUPON GUIDE

Limpieza bucal: guía del tratamiento dental para eliminar el sarro y prevenir las caries

Por: | 2.12.2015 |

Escuchamos habitualmente lo importante que resulta mantener una correcta higiene bucodental. Lo oímos desde que estamos en el colegio y lo repite el dentista en las temidas visitas a  su consulta. No es para menos: la caries es el trastorno más común después del dolor de cabeza. Además, una correcta limpieza dental puede ayudar a prevenir la aparición de los temidos dientes amarillos o que se desarrollen enfermedades en las encías, como la gingivitis.

Pero mantener una buena limpieza bucal no se limita al cepillado sino que exige visitar con frecuencia a un especialista para que realice una limpieza dental profesional. En esta guía te explicamos cómo se realizan estos tratamientos rutinarios, su precio, sus beneficios y los aspectos que deben tenerse en cuenta a la hora de llevarlos a cabo, incluso durante el embarazo.

 

¿En qué consiste una limpieza dental?

La limpieza dental profesional o profilaxis dental consiste en retirar de las encías, la superficie del diente y los espacios interdentales aquellas acumulaciones de placa bacteriana (sarro) que no se eliminan durante la higiene bucal diaria. No se trata de un sustitutivo del cepillado cotidiano, sino de un tratamiento complementario, que conviene realizar una o dos veces al año.

Generalmente,  implica un breve análisis previo de las condiciones bucodentales y se finaliza con un proceso de pulido y fluoración que proporciona más brillo y resistencia a la superficie de los dientes.

 

Tipos de limpieza dental 

Hasta hace unas décadas, los dentistas solo contaban con los tradicionales instrumentos de acero inoxidable para raspar el sarro. Sin embargo, los avances técnicos han permitido la aparición de otros procedimientos. Hoy podemos distinguir tres tipos de limpiezas dentales.

 

1.- Limpieza dental manual

Es la tradicional y todavía la más frecuente.

 

2.- Limpieza dental por ultrasonidos

Poco a poco esta técnica, que consiste en desprender el sarro adherido a los dientes y encías con ultrasonidos, gana terreno en las clínicas. Exige menos pericia por parte del profesional y permite abreviar la sesión de limpieza.

 

3.- Limpieza dental con láser

Es un tratamiento enfocado casi exclusivamente a atacar las acumulaciones bacterianas más profundas y no forma parte de las limpiezas periódicas rutinarias. puesto que, a pesar de su eficacia, su mayor agresividad requiere el uso de anestesia e implica un mayor número de visitas al dentista.

 

Precio de la limpieza dental

El precio de una sesión de limpieza dental profesional varía dependiendo del procedimiento al que el cliente desee someterse. La limpieza dental manual es sensiblemente más barata que la realizada por ultrasonidos. Esta última logra mejores resultados, pero precisa una tecnología más cara que incrementa el coste de las sesiones. El precio medio por tratamiento oscila en torno a 50 euros. Sin embargo, es posible acceder a numerosas clínicas que ofertan estos procedimientos a precios más reducidos.

 

Enfermedades dentales: sarro, caries y gingivitis

La boca es la puerta de entrada al interior de nuestro organismo. En ella convive un ecosistema de bacterias inocuo casi todo el tiempo. Pero, a veces, estas bacterias se acumulan generando el sarro, que provoca diversas patologías en los dientes y las encías. Lo vemos paso a paso:

  • Sarro: las bacterias del interior de la boca transforman los carbohidratos (azúcar principalmente) en ácido. La mezcla de estas con la saliva y los restos de comida dan lugar a la placa bacteriana. Si no se elimina inmediatamente origina el sarro.
  • Caries: los ácidos de las bacterias que integran el sarro dañan el esmalte dental y poco a poco producen orificios en su superficie. Estos pequeños agujeros se conocen comúnmente como caries. Resultan indoloras en sus primeras etapas, pero, dado que el ácido no deja de perforar el diente, se vuelven tremendamente molestas cuando alcanzan el nervio. Si no se tratan a tiempo pueden derivar en un absceso dental que implica la destrucción del interior del diente.
  • Gingivitis: el sarro o placa bacteriana acumulada, además, irrita las encías inflamándolas. Esta alteración, llamada gingivitis, hace que sangren con facilidad y genera mal aliento. Aunque al principio no parezca importante, puede ocasionar enfermedades crónicas que culminan con la caída de los dientes.

 

Salud dental e higiene bucodental

Las bacterias integrantes de la placa se empiezan a acumular 20 minutos después de cada comida. Por tópico que resulte, los mejores hábitos preventivos suponen reducir la ingesta de alimentos muy azucarados, como los dulces, y limpiar correctamente los dientes inmediatamente después de cada comida.

 

Limpieza bucal casera

Pero, ¿en qué consiste esta limpieza correcta? Incluye cuatro pasos:

1.- Cepillado. Debe hacerse desde la raíz del diente hasta su extremo -de arriba a abajo en la arcada superior y de abajo arriba en la inferior-, frente a un espejo para garantizar que no queden espacios sin frotar. Es conveniente emplear una pasta fluorada.

2.- Enjuague bucal. Los líquidos de enjuague llegan a las partes más inaccesibles de la boca. Es un buen complemento, pero nunca un sustitutivo del cepillado.

3.- Hilo dental. Por último, el hilo dental elimina los restos de comida que perduran entre los dientes.

4.- Cepillo interproximal. Se trata de un accesorio para aquellas personas que presentan los dientes demasiado separados, dado que permite cepillar correctamente estos huecos.

 

Higiene bucodental infantil 

Puede creerse que la caducidad de los dientes de leche tolera un mayor descuido de la higiene bucodental durante la infancia. Al contrario, vigilar la buena salud de dientes y encías en esta época es crucial para evitar malformaciones y defectos las piezas dentales definitivas. Además, los progenitores deben controlar la dieta de los más pequeños y evitar hábitos perjudiciales, como empapar el biberón en azúcar o sustancias dulces para hacerlo apetecible.

 

¿La limpieza dental duele? 

La limpieza dental no es dolorosa. A lo sumo, si se realiza de forma manual puede resultar ligeramente molesta.

 

Limpieza dental y embarazo 

Durante el embarazo es normal que algunos problemas bucodentales se agraven. Por una parte, en el periodo de gestación es fácil caer en un abuso de productos con alto nivel de azúcar y olvidar el hábito de cepillar correctamente los dientes después de ingerirlos. Por otra, el cambio hormonal incrementa los procesos inflamatorios, incluida la gingivitis.

Por eso, según la Sociedad Española de Odontopediatría, es importante atender con más empeño la higiene bucodental en esta etapa. Aunque las limpiezas profesionales tampoco comportan un riesgo para el feto, dado que pueden requerir anestesia local es prudente no llevarlas a cabo hasta el segundo trimestre de embarazo.

 

Limpieza de las encías: curetaje 

En ocasiones se vuelve imprescindible una limpieza en mayor profundidad que la realizada habitualmente, con el fin de erradicar las bacterias instaladas a mayor profundidad en las encías. En estos casos se recurre a un tratamiento denominado curetaje bucal, que se realiza con anestesia local y se prolonga durante varias sesiones.

 

Limpieza y blanqueamiento dental 

La limpieza dental elimina algunas manchas superficiales de los dientes, pero no es equivalente a un proceso de blanqueamiento. La limpieza persigue un objetivo sanitario, la eliminación de la placa bacteriana instalada en el interior de la boca, pero, a diferencia del blanqueamiento, no restaura el color original del diente cuando se ha perdido.

Sin embargo, quienes deseen de un solo golpe que sus dientes estén más sanos y también más luminosos, pueden encontrar clínicas que ofrecen ambos tratamientos de manera conjunta.

 

Artículos relacionados

Blanqueamiento dental: guía de tratamientos para lucir unos dientes blancos.

Implantes dentales: precios, tipos, contraindicaciones y toda la información que necesitas.

Ortodoncia, brackets, Invisalign y todo lo que debes saber sobre aparatos dentales.