La gastronomía de Alicante ofrece al comensal la posibilidad de saborear la mayor variedad de arroces de la península. Las condiciones de la costa alicantina favorecen el desarrollo del marisco, el cual es aprovechado por los cocineros de los restaurantes en Alicante. El que más fama ha adquirido es la gamba roja de Denia. Se trata de una variedad más voluminosa que la gamba común, caracterizada por un sabor mucho más intenso que permanece en el paladar tanto si se toma sin acompañamiento como si se degusta sobre la base de un buen arroz. A lo largo de la provincia se cultivan también frutas y hortalizas como las uvas, los nísperos, las naranjas y limones o las almendras.

La importancia de la materia prima

Existe igualmente una cocina ligada al interior, donde el pescado y los mariscos se sustituyen por la carne. Platos muy típicos de estas regiones son la olla con pelota y el gazpacho con carne de conejo, liebre o perdiz. La influencia manchega se deja sentir asimismo en la sopa de hormigonicos, cuya consistencia es similar a la de las gachas. En pueblos como Orihuela o Alcoy, por su parte, se preparan unos pasteles de carne muy similares a los de Murcia. Finalmente, debemos mencionar el turrón, al que hay consagrada toda una industria en Jijona. También es célebre la fábrica de chocolates Valor de Villajoyosa. Tanto los dueños de restaurantes en Alicante como los reposteros han sabido aprovechar la excelente materia prima con la que cuentan.

Un paseo por algunos restaurantes en Alicante

Una excelente opción para degustar los arroces de la tierra es el restaurante de Paco Gandía, con sede en Pinoso. Aquí preparan un arroz de conejo y caracoles delicioso, así como distintos tipos de arroz caldoso y arroz de verduras. Sus creaciones han adquirido tal celebridad que ya se conocen como arroces al "estilo Pinoso". Pedro Subijana y Ferrán Adrià se cuentan entre sus clientes. En la misma ciudad de Alicante, el visitante no debe perder la oportunidad de acudir al Nou Manolín, establecimiento especializado en tapas y cocina de mercado, que ha cosechado innumerables galardones y reconocimientos en los últimos treinta años.

Y de postre: Paco Torreblanca

Si en materia de restaurantes Alicante posee una selecta variedad de locales en los que satisfacer el apetito, en el terreno de la repostería ha alumbrado a uno de los pasteleros más reconocidos de Europa. Criado en la panadería de sus abuelos, Paco continuó su formación en París, de donde regresó a su tierra natal para convertirse en uno de los mejores reposteros a nivel internacional. En 1990, por ejemplo, le reconocieron como el mejor pastelero de Europa. Actualmente, sus productos pueden adquirirse tanto en las tiendas Torreblanca de Alicante y Valencia como en su tienda online. Su catálogo reúne una colección de bizcochos, mousses y tartas, cuya mera contemplación resulta un placer.

Leer Más