GROUPON GUIDE

Cómo cuidar tu vehículo: ITV y lavado de coches

Por: | 14.12.2015 |

Las campañas de la Dirección General de Tráfico (DGT) para prevenir accidentes han conseguido que la población se conciencie de que un automóvil es una herramienta peligrosa para quien la conduce y  quienes le rodean, si no se encuentra en buen estado. Por eso, con más o menos desgana y, a veces, con cierto temor, la Inspección Técnica del Vehículo (ITV) se acepta como un proceso de vacunación obligatorio.

Pero los coches son algo más que un simple utensilio: es el traje que llevamos cuando nos movemos por carretera. Y, como ocurre con todo traje, es importante mantenerlo limpio, sin manchas que acusen su edad o su uso. En esta guía te enseñamos como afrontar ambo aspectos  de la conservación de tu vehículo, los elementos que debes tener en cuenta para pasar la ITV y los cuidados básicos para conseguir que su apariencia mantenga un estado óptimo.

 

1.- La salud del coche: ITV 

¿Qué es la ITV? 

Para garantizar que, tiempo después de ser adquiridos, el desgaste o las averías no impiden que los vehículos sigan cumpliendo los requisitos de seguridad, la ley exige que se sometan a revisiones periódicas en las que se supervisa el estado de los frenos, dirección, luces, intermitentes, puertas, espejos retrovisores, suspensión, lunas y cinturones de seguridad.

Esta inspección sirve también para verificar que el vehículo no ha sido gravemente alterado en el taller y que ni su motor ni su matrícula han sido reemplazados. Por eso, se comprueba que el número asociado a dicha matricula y al permiso de circulación coinciden con los que aparecen grabados en el bastidor.

Aunque actualmente la ITV tiene en cuenta el nivel de contaminación -monóxido de carbono- que genera el vehículo y el ruido que produce, no se trata de un examen de belleza: poco importa si el coche está ligeramente abollado,siempre y cuando no afecte considerablemente a la aerodinámica de la carrocería, sucio o descuidado.

 

¿Cuales son los resultados posibles de esta inspección?

Durante la evaluación, se anotan los defectos que pueda presentar el vehículo y se califican como leves, graves o muy graves. Si no existen estos defectos o son leves, la inspección se califica de forma favorable y no se imponen más obligación que subsanar dichos defectos antes de la próxima revisión.

Si los defectos son graves, el conductor solo podrá circular con ese vehículo hasta al taller y dispondrá de un plazo de 60 días para repetir la inspección. Por último, si se descubren defectos muy graves, el vehículo quedará inmovilizado a la espera de que una grúa lo transporte a unas instalaciones donde pueda ser reparado.

 

Cita para la ITV 

Afortunadamente, en algunas comunidades autónomas -como Andalucía- es posible pedir cita previa para realizar la ITV a través de internet. De este modo, desaparecen las largas colas de espera en el interior del vehículo. También de forma electrónica es posible anular dicha cita.

Para quienes residen en comunidades que no ofrecen este servicio centralizado, la DGT proporciona un listado con las direcciones y datos de contacto de los centros donde es posible realizar la inspección.

 

Documentación necesaria para la ITV 

Aparte del permiso de conducir, al acudir a una ITV es imprescindible presentar el permiso de circulación y la ficha técnica del vehículo.

 

Precios de la ITV 

Aunque la periodicidad con la que ha de realizarse y los criterios que permiten calificar la Inspección como favorable o desfavorable se establecen a nivel nacional, los talleres o instalaciones donde esta prueba se realiza dependen de concesiones administrativas autonómicas.

Algunas comunidades han permitido una mayor liberalización del sector -Madrid es un ejemplo-, mientras otras mantienen un control más estricto del número y ubicación de las instalaciones dependiendo de la cantidad de vehículos matriculados -como Andalucía-.

En la práctica esto supone una gran disparidad de precios, que dependen del lugar escogido para realizar la inspección. La región más barata es Extremadura -29,25 euros de media- y la más cara, Madrid -53,30 euros-. No obstante, en muchas centros de ITV es posible reducir el coste accediendo a diversas ofertas.

Tampoco todos los vehículos han de pagar lo mismo: la revisión siempre resulta un poco más cara si el motor del coche es diésel en lugar de gasolina.

 

¿Cada cuánto tiempo se pasa la ITV?

Cuando un automóvil sale de la fabrica se da por hecho que su funcionamiento se ajusta a la regulación, pero, pasado un un tiempo, es posible que alguno de los componentes pierda sus propiedades iniciales. Por eso, las motocicletas están exentas durante los primeros cinco años y, a partir de entonces, han de acudir a estas revisiones de forma bienal; los turismos privados disponen de la misma exención inicial, y han de pasar con idéntica periodicidad la ITV hasta que alcanzan los 10 años de antigüedad. Desde ese momento, la revisión se vuelve anual.

La ley es más estricta con los coches de alquiler -con o sin conductor- y solo permite que el vehículo circule sin aprobar la ITV durante sus dos primeros años de vida, obligando, además, a que se repita el examen cada año a partir de entonces.

 

Pegatina ITV

Si todo sale bien y la inspección resulta favorable, en las propias instalaciones se proporciona al conductor una pegatina que indica cuándo debe realizar la siguiente evaluación. Este distintivo, que es obligatorio pegar en la cara interior de la luna delantera, no obstante, ha quedado relegado a un segundo plano. Ahora, con o sin pegatina, los agentes de Tráfico pueden consultar inmediatamente el resultado de estas inspecciones de forma telemática.

 

Multa por no pasar la ITV

En caso de circular sin pasar la inspección -cuando la antigüedad del vehículo exige lo contrario- el conductor puede ser sancionado con 200 euros de multa. Aún peor es seguir circulando a pesar de obtener un resultado negativo en la ITV: en ese caso la penalización asciende a 500 euros.

 

2.- La limpieza del coche

El uso, además de deteriorar la seguridad de un vehículo, perjudica su aspecto. La exposición al sol, y a la lluvia ensucian los elementos externos, mientras que los zapatos del conductor y los pasajeros , junto con algunos hábitos,como fumar, afean el interior. Por eso, como la ropa o las habitaciones de una casa, ambos elementos requieren un aseo frecuente y continuado.

 

Limpieza del coche  profesional

Lavar un coche no es una tarea que pueda hacerse en cualquier parte. Se necesita espacio y materiales especiales. Por eso, la mejor opción es recurrir a un servicio profesional para que lo asee por dentro y por fuera.

Limpieza interior

Generalmente implica aspirar la totalidad del habitáculo, limpiar los asientos y la tapicería y encerar el salpicadero. Parte de estos procesos se pueden llevar a cabo activando las aspiradoras de coches que ofrecen algunas gasolineras, que, como las cabinas telefónicas, funcionan por tiempo, siendo el precio mínimo, normalmente, un euro.

No obstante, también pueden contratarse servicios más exhaustivos de limpieza a mano, que incluyen el aspirado del maletero, desde 17 euros, o la desodorización del interior con ozono (desde 20 euros). Es imprescindible tener en cuenta que las tapicerías de cuero, a diferencia de las textiles, requieren un tratamiento mas cuidadoso con materiales especiales para que conserve un aspecto nuevo y poco graso.

Limpieza exterior

Aunque generalmente se piensa en la carrocería, el exterior del vehículo implica otros elementos, como los faros, que conviene pulir - cuesta en torno a 30 euros- para eliminar el deterioro provocado por los arañazos y la exposición solar, las llantas, que sufren el contacto con el pavimento y las lunas o cristales.

Estos últimos proceso solo pueden llevarse a cabo en centros especializados con profesionales que realizan la limpieza a mano (desde 10 euros). Sin embargo, si lo que se desea es que la apariencia general del vehículo sea más aseada es posible recurrir a una de las variedades que ofrecen los lavaderos de coches habituales:

  • Túnel de lavado: suele implicar una primera etapa de enjabonado y otra de encerado después de que los cepillos froten la superficie de la carrocería.
  • Lavado manual con agua a presión: en estos casos es el propio conductor quien realiza el proceso, sustituyendo el cepillado por el efecto del agua a alta presión.

Lavado ecológico

Este tipo de limpieza de vehículos, ofrecida por algunas empresas especializadas, supone un uso mínimo de agua -menor a cuatro litros- y la garantía de que todos los productos que se emplean son biodegradables.

Limpieza a domicilio

Es la opción para aquellos a quienes lavar el coche les resulta un proceso tedioso. Se trata de una nueva tendencia que se realiza en el domicilio con las mismas características que un lavado ecológico, de modo que no hay que preocuparse tampoco por la cantidad de agua empleada.

 

¿Cómo lavar el coche de forma casera? 

No es una tarea sencilla, es necesario disponer de un lugar privado y espacioso, así como de los medios adecuados. Aparte de jabón (sirve cualquiera que sea desengrasante con Ph neutro, aunque es posible adquirir productos específicos de más calidad) , si se quiere obtener un buen resultado es conveniente tener a mano cera de alta calidad, una aspiradora, para los interiores, y una pulidora para el exterior del vehículo.

 

Artículos relacionados

Implantes dentales: precios, tipos, contraindicaciones y toda la información que necesitas.

Ortodoncia, brackets, Invisalign y todo lo que debes saber sobre aparatos dentales.