El origen de la gastronomía de las islas Canarias se remonta al pueblo guanche, sus primeros habitantes de origen bereber, quienes llegaron a las islas trayendo consigo sus cultivos (principalmente trigo, maíz y cebada) y sus rebaños de cabras y ovejas. Su dieta también incluía mariscos, cerdo y algunos frutos como dátiles, tunos, aguacates y plátanos. Con la llegada de los romanos, desembarcaron en las islas los higos y las aceitunas, y con la posterior conquista castellana las islas se convirtieron en una estratégica escala durante los viajes a América, introduciendo así algunos de los ingredientes que llegaban del Nuevo Mundo.

Platos típicos canarios

Entre los platos típicos más representativos de las islas se encuentran: el gofio, un tipo de harina hecha a a partir de granos de cebada tostados y molidos, que constituyó el principal alimento de los primeros habitantes de la isla y se encuentra aún presente en la gastronomía moderna; el rancho canario, un tipo de potaje elaborado con garbanzos, patatas, fideos gordos y carne; los pescados secos, entre los cuales se encuentran los tollos, es decir, tiras de pescado seco que se sirven en salsa; y las papas arrugadas con mojo picón, una receta centenaria en la que se evidencia la presencia de los ingredientes llegados de América y cuya salsa está elaborada con comino, ajo, pimiento, cayenas y aceite de oliva, entre otros ingredientes. Este plato típico se puede encontrar en varios restaurantes en Las Palmas, siendo excelente la versión del bodegón Casa Fataga.

Restaurantes en Las Palmas: ingredientes y productos autóctonos

En materia de restaurantes Las Palmas ofrece una gran cantidad de variedades culinarias: desde tabernas de comida típica en las que degustar la gastronomía tradicional, realizada con ingredientes y productos autóctonos, y llevada a cabo respetando las recetas folclóricas, hasta restaurantes de cocina mediterránea o locales de gastronomía japonesa, libanesa o marroquina. Siendo la isla de Gran Canaria destino de un diverso abanico de turistas, la variedad de sus restaurantes y demás locales gastronómicos también se manifiesta en las diferentes opciones en lo que a rango de precios y estilos se refiere.

Los vinos canarios

Los restaurantes en Las Palmas suelen ofrecer una exquisita carta de vinos locales, tan rica y variada como lo permite la diversidad de microclimas presentes en las islas Canarias. La tradición vitivinícola canaria se remonta al siglo XV, y tan solo medio siglo más tarde ya constituía uno de los pilares de la economía isleña. Existen al menos once variedades de uva blanca (Listán blanco, Moscatel de Alejandría, Pedro Ximénez, Torrontés, entre otras) y seis de uva tinta (Negramoll, Listán negro, Moscatel negra, Tintilla, etc.) a partir de las cuales se ealbaroan vinos protegidos por la etiqueta de Denominación de Origen. En Las Palmas existe una amplia oferta de bodegas en las cuales aprender acerca de los vinos locales mediante cursos de enología o sesiones de cata de vinos.

Más