GROUPON GUIDE MADRID

Cafés en Madrid, una tradición literaria 

Por: MANU GARCIA DEL MORAL | 30.7.2014 |
Cafés en Madrid, una tradición literaria 

Constantemente me pregunto a qué periodo ya pasado de Madrid me gustaría regresar si tuviese la posibilidad de viajar en el tiempo. La respuesta no es sencilla ya que hay varias épocas en las que me fascinaría sumergirme de puntillas. Aún así, tengo claro que una de ellas sería sin pensarlo el Madrid de las tertulias y los cafés, un momento muy concreto en la historia de la ciudad, en el que hubo una potentísima actividad intelectual y que se fue desvaneciendo sin que nadie se diese cuenta.

Aquellos epicentros culturales se fueron extinguiendo en silencio, de la misma forma que sus salones se vaciaban al amenazar el alba. Hablamos de un periodo muy localizado en la biografía de la urbe más gata de todas. Los cafés literarios una costumbre que vino de Viena, sufrieron un boom a finales del Siglo XIX y comienzos del XX. De hecho, por aquel momento Madrid llegó a contar con más de un centenar de estos locales, principalmente en los alrededores de la Puerta del Sol y de la Plaza de Santa Ana.

Resulta curioso como en ocasiones se puede añorar algo que nunca has conocido pero es una sensación que me invade cuando contemplo fotos, cargadas de nostalgia, de estos lugares. Aquellos cafés, unos más sombríos y otros más elegantes, daban cobijo a lo más reputado del mundo de la cultura e intelectuales. Principalmente escritores y artistas que transformaban estos espacios en centros de debate, en torno a una mesa, y allí se discutía, teorizaba y charlaba sobre las principales preocupaciones de una sociedad que vivía una época alborozada de cambios.

Pío Baroja, Valle Inclán o Antonio Machado eran asiduos a estas reuniones. Unas tertulias que se alargaban durante horas y que en ocasiones, por los efectos de lo bebido, terminaban subiendo de tono e incluso acabando en trifulca, como la que le costó el brazo al propio autor de Luces de Bohemia tras un encontronazo con el periodista Manuel Bueno Bengoechea.

Aquellos cafés en Madrid arrastraban una enorme personalidad, decorados con maderas oscuras y mesas de mármol, su ambiente cargado por el humo y sus luces tenues hacían que sus atmósferas no fuesen fáciles de respirar y asimilar. Aún así, imagino que nadie, yo el primero, hubiese desaprovechado la ocasión de escuchar las teorías que allí se lanzaban al vuelo, entre copas, tazas y tumultos.

Tal y como comentaba anteriormente fueron cerca de la centena los cafés de este tipo que abrieron sus puertas, algunos de los más recordados fueron el Nuevo Café del Levante, el Café de la Montaña (que se localizaba en los bajos del Hotel París, en la manzana que ahora ocupará en la Puerta del Sol la tienda de Apple), el Café de Fornos (donde se congregaban los miembros de la Generación del 98), el Antiguo Café y Botillería de Pombo (en el que se daban cita los seguidores de Ortega y Gasset), el Café Lyon (en el que eran asiduos los afines a la Generación del 27), el Café Suizo, El Hungaria (muy visitado por Jacinto Benavente) o el León de Oro.

La gente acudía a ellos consciente de a qué personas iban a encontrar, y por lo tanto que ideologías iban a escuchar. De la misma forma que ahora se utilizan las redes sociales e internet para estar al tanto de lo que sucede, hace un siglo la vida y avatares de Madrid se ponían en común y discutían en estos espacios. Resulta una verdadera pena que la mayoría no pudiesen resistir a los nuevos tiempos. En la actualidad sólo varios ejemplos de estos tipos de cafés clásicos perviven en Madrid.

El primero de ellos, el Café Comercial, junto a la Glorieta de Bilbao, cuyas puertas abrieron en 1887, otro es el Café Gijón en el Nº21 del Paseo de Recoletos. Disfrutar de un café tranquilo mientras se lee un libro en una de sus vetustas mesas o se mantiene una conversación pausada es una actividad reconfortante. En estos sitios uno se contagia de la historia que encierran sus paredes y tiene la sensación de estar en un escenario irrepetible. Estos cafés hicieron mucho más por la sociedad y por Madrid de lo que podría parecer en un principio, ya lo dijo bien Valle Inclán: “El Café de Levante ha ejercido más influencia en la literatura y en el arte contemporáneo que dos o tres universidades y academias”. Sólo espero, que de algún modo u otro, vuelvan a brillar como antaño.

Imagen por Manuel Martin Vicente 

[Nota del Editor: Si buscas más inspiración en Madrid visita nuestra sección de Gastronomía, y si quieres descubrir ofertas en cafés y restaurantes las encontrarás aquí]

-------------------------

Artículos relacionados:

Tocar el Cielo de Madrid

Terrazas de Madrid

Una de las frases más repetidas para resumir las bondades de esta gran ciudad es “De Madrid al Cielo”. Unas palabras que describen a la perfección lo que vas a poder encontrar en el siguiente listado. Terrazas situadas en lugares privilegiados de la urbe... ver artículo

Paragraph

Secretos de Madrid
Por: Manu Garcia del Moral Secretos de Madrid
{}