La gastronomía granadina representa la cocina tradicional arábigo-andaluza: por una parte, la herencia árabe que perduró debido a la presencia de los moriscos, y que se hace notoria en el uso de las especias; y, por otra, la gran variedad de materias primas que existe en la provincia, que viene determinada por las grandes diferencias meteorológicas de las distintas comarcas de Granada. Entre sus platos tradicionales, destaca un suculento guiso granadino, la olla de San Antón, así como las habas con jamón de Trevélez, característico por ser muy suave al paladar. No obstante, la gastronomía de la zona es enormemente rica.

Restaurantes en Granada: tradición y vanguardia

Los platos más representativos, como la popular tortilla del Sacromonte o el remojón de bacalao y naranja, se pueden degustar en muchos restaurantes en Granada junto con otras propuestas gastronómicas más atrevidas y vanguardistas. Un claro ejemplo es el Restaurante Alameda, cuya oferta se compone de interesantes novedades gastronómicas, pero manteniendo la esencia de la cocina tradicional granadina. Otra carta que mezcla con éxito la tradición y la vanguardia culinaria es la que ofrece La Cantina de Diego, que emplea ingredientes naturales procedentes de su propio huerto, listos para elaborar exquisitas recetas como el revuelto de tortilla de Monachil, las alcachofas de Huétor o el chuletón de ternera Pajuna, plato típico de la sierra granadina.

La gastronomía como foco de atracción de visitantes

Lo cierto es que la gastronomía granadina es un verdadero reclamo turístico. Las deliciosas tapas que ofrecen los bares y restaurantes en Granada son famosas en Andalucía y en el resto del territorio nacional. En este sentido, la Alpujarra es un foco de atracción de miles de turistas deseosos de deleitar sus paladares con los deliciosos sabores de la comarca. Aparte de poder encontrar una gran variedad de tapas, los comensales pueden optar por propuestas más contundentes como el famoso plato alpujarreño, uno de los más solicitados por los visitantes, el cual está compuesto por los productos más representativos de la Alpujarra: cerdo de Orza, longaniza, morcilla, patatas a lo pobre y, naturalmente, jamón serrano autóctono.

En la variedad está el gusto

A toda esta gama de productos y recetas representativas de la restauración granadina y andaluza, se le une un gran número de establecimientos especializados en cocinas foráneas, por lo que la variedad gastronómica está asegurada en la ciudad de la Alhambra. Barrios históricos como el Albaicín, el Realejo o el Sacromonte también dan cabida a restaurantes de cocina internacional: locales de comida japonesa, en los que poder degustar exquisitas variantes de sushi; cocina alemana, con sus típicas salchichas Bratswurst y Nürnberg, entre otras clásicas recetas germanas; así como numerosas pizzerías y locales especializados en Kebabs y productos afines. Definitivamente, en materia de restaurantes Granada ofrece un amplio abanico para todos los paladares.

Leer Más