GROUPON GUIDE MADRID

La Plaza de Oriente en Madrid

Por: MANU GARCIA DEL MORAL | 21.10.2014 |
La Plaza de Oriente en Madrid

Sirve de antesala al edificio más majestuoso de Madrid, nada más y nada menos que el Palacio Real. Quizás por ello, por el hecho de que muchos la atraviesan mirando a esa enorme mole que se despierta sin tapujos en el horizonte, la Plaza de Oriente se desliza inadvertida para la gran mayoría. Son muchos los que se detienen en alguno de sus bancos para hacer un alto en el camino en un entorno de ensueño pero muchos más los obvian todo lo que este embaucador lugar encierra.

Custodiada por el Teatro Real y por el ya mencionado Palacio Real, a la Plaza de Oriente la visten dos de los edificios más representativos de Madrid, pocos pueden decir lo mismo. Esta explanada acumula varias reformas sobre sus espaldas aunque su diseño definitivo, el que hoy disfrutamos, viene de 1844. Eso en lo que respecta al trazado ya que los jardines no recibieron su formato final hasta casi un siglo después, en 1941. Fue en el Madrid de la posguerra cuando la plaza que actualmente vemos echó a andar con pujanza.

Seguramente el elemento que más llama la atención de la Plaza de Oriente es la estatua ecuestre de Felipe IV que se erige en el centro, un monumento en su momento único en el mundo y que encierra una genial intrahistoria. Cuando se le planteó en el Siglo XVII al escultor italiano Pietro Tacca éste recibió una orden muy concreta. La escultura debía de aparecer apoyada sobre las dos patas traseras del caballo, en corveta. Una postura que sí se había representado hasta entonces en la pintura pero que en la escultura nadie había podido plasmar.

El italiano vio, ante su desesperación, como todos sus bocetos se iban al traste al quebrarse las patas traseras por el excesivo peso del conjunto escultórico. Desesperado, tuvo que pedir consejo a Galileo Galilei quien no tardó mucho en darle una solución brillante, la estatua debía de ser hueca en su parte delantera y maciza en la trasera, para hacer de contrapeso. Dicho y hecho. De esta forma, la obra que hoy preside la plaza se convirtió en la primera de la historia que representó esta compleja postura.

ddd

Pero Felipe IV y su caballo no son los únicos habitantes de este lugar, caminando entre sus parterres nos encontramos con otros veinte curiosos inquilinos, veinte estatuas de antiguos reyes españoles que, originalmente iban destinadas a la parte superior del Palacio Real pero cuyo abultado peso hizo buscarles una nueva ubicación, a todas luces, más segura.

La Plaza de Oriente es un lugar de transición, no excesivamente destinado al viandante y sí a la contemplación. Parece más un adorno que un elemento urbano. Pero os invito a romper esta regla no escrita, a deleitaros con ella y respirar la historia que flota en su ambiente. Por cierto, su nombre, la Plaza de Oriente, viene de su situación con respecto al palacio. Desde él se referían a ella como “la plaza que está al oriente” y de ahí heredó su nombre. Repleta de curiosidades y de una atmósfera esbelta y elegante, la Plaza de Oriente es uno de los lugares más singulares y agraciados de Madrid.

Artículos Relacionados
Ofertas de Tour Turísticos en Madrid
Los rincones más secretos de Madrid
Motivos para querer Madrid

Secretos de Madrid
Por: Manu Garcia del Moral Secretos de Madrid
{}