GROUPON GUIDE MADRID

El barrio de Lavapiés en Madrid

Por: MANU GARCIA DEL MORAL | 2.8.2014 |
El barrio de Lavapiés en Madrid

Si hay un barrio de Madrid que se pueda tachar de imprevisible ese es el aventurero Lavapiés, un lugar donde tras cada nuevo amanecer uno nunca sabe lo que le deparará la jornada. Después de años y años enarbolando la bandera de la convivencia y la multiculturalidad ahora se ve envuelto en un nuevo lavado de cara, su enésimo resurgir.

Sus calles empinadas y estrechas ya llevan un tiempo acostumbrándose a un tipo de peatón que hasta hace poco sólo se dejaba ver por motivos puntuales. Un público que se asomaba para bañarse en sus contrastes para luego regresar a sus hogares. Ahora no, ahora viven en él, atraídos por sus precios de alquiler mucho más asequibles, su enorme oferta de ocio y cultural y huyendo, de paso, de la masificación y de las etiquetas.

Por un lado está la comunidad de gais y lesbianas que hasta ahora parecían condenados a vivir en Madrid en la zona de Chueca. No obstante, cada vez son más las personas de este colectivo que precisamente escapan de este entorno cansados de ver en lo que se ha convertido el barrio, una intensa zona de ocio, cada vez más demandada y por lo tanto más cara. Tres cuartas partes de lo mismo ocurre con los antiguos pobladores del mal llamado Malasaña. Vecinos en su mayoría jóvenes que han sufrido con el boom que ha experimentado el Barrio de Maravillas, con la llegada masiva de ‘hispters’ que, a pesar de dar colorido al barrio le están restando esencia y naturalidad.

Barrios de Madrid: Lavapiés

Tanto unos como otros han fijado por lo tanto su mira en Lavapiés, un curioso proceso migratorio que se está produciendo de forma discreta dentro de la propia ciudad. ¿Los motivos? Como indicaba anteriormente, el mayor argumento es tener unos alquileres considerablemente más bajos sin renunciar, claro está, a una magnífica ubicación. Además, la propuesta cultural la abanderan el Museo Reina Sofía, la infatigable Casa Encendida o la antigua Tabacalera, un lugar por el que siempre es un acierto dejarse caer.

Hasta hace más bien poco inmigrantes de más de veinte nacionalidades diferentes compartían aceras y rellanos con vecinos mayores que se han criado en Lavapiés, cuna de ‘manolos’ y ‘manolas’. Ahora, a este peculiar y variopinto cóctel toca añadirle un último ingrediente, el de esos jóvenes que han hecho las maletas dejando atrás las orillas de la Gran Vía, queriendo prescindir de estereotipos ya demasiado trillados, sin banderas ni etiquetas.

Mientras tanto, corralas y comercios tradicionales observan con pausa y detenimiento la última aventura del barrio. Un lugar acostumbrado a rehacerse a sí mismo sin ayuda del exterior y que con paciencia y esfuerzo va dando lustro a sus días. La Calle de Santa Isabel, el Jardín del Casino de la Reina o el Mercado de San Fernando ahora sonríen como antaño. Lavapiés disfruta de su nueva vida, y se nota.

Secretos de Madrid
Por: Manu Garcia del Moral Secretos de Madrid
{}