GROUPON GUIDE MADRID

La Gran Via, la calle más representativa de Madrid

Por: MANU GARCIA DEL MORAL | 9.9.2014 |
La Gran Via, la calle más representativa de Madrid

La Gran Vía madrileña nació como una solución urbanística al enorme entramado de callejuelas que se agolpaban en el centro de la ciudad. Una forma de abrir el corazón de Madrid hacia el noroeste, un acceso más amplio para peatones y tráfico que se ha convertido en uno de los grandes iconos de Madrid.

Sus 1,316 metros de longitud nos ofrecen un paseo emocionante con tres caras bien diferenciadas que muchas veces pasan inadvertidas. Lejos queda aquel 4 de abril de 1910 cuando Alfonso XIII simbólicamente comenzó unas obras que cambiarían para siempre la cara de Madrid, 312 casas fueron derribadas pero a cambio, Madrid ganó uno de los mejores escaparates posibles de cara a los ojos del mundo.

Lo bueno de caminar por la Gran Vía es que ofrece, como digo, tres tramos muy marcados, con una personalidad propia, a pesar de llevar más de un siglo compartiendo vida y pupitre. Quizás sea la herencia de su concepción original, cuando esta magnífica arteria la conformaban la Calle de Eduardo Dato, la Avenida de Pi y Margall y la Calle del Conde de Peñalver. Tres tramos diferentes que finalmente se unificaron en uno pero ¿qué ofrecen cada uno en la actualidad?

Gran Via

Si empezamos nuestro itinerario por los primeros números, los que nos colocan, codo con codo, con la Calle Alcalá caminaremos entre los edificios más bellos y majestuosos de la Gran Vía. De un aire más clásico, aquí nos topamos con elementos como el Edificio Grassy, el Casino Militar o el Oratorio del Caballero de Gracia. La sensación que siempre tengo al recorrer este tramo es que la verdadera protagonista es la arquitectura, los edificios mandan. Nosotros a ras de suelo, simplemente observamos.

Después de este primer tramo, sin duda el menos bullicioso de todos, el Edificio Telefónica (primer rascacielos de Europa con sus casi 90 metros) da el pistoletazo de salida al frenesí y a las compras. El alma comercial de la Gran Vía sale a relucir en estos 409 metros. La zona de ‘shopping’ por excelencia de Madrid, especialmente para jóvenes siempre se ofrece animada y en constante ajetreo. La en antaño conocida como Avenida de Pi y Margall sirve como verdadero termómetro social de la ciudad.

Madrid Gran Via

Pero la Gran Vía nos depara una última sorpresa, junto a ese quebrado siempre custodiado por el icónico Edificio Capitol comienza la última cara de esta centenaria calle, la de los musicales y teatros, la que se ganó a pulso el sobrenombre de ‘el Broadway madrileño’. Aceras y negocios destinados al ocio y que al caer el sol viste con descaro la noche de Madrid, con sus atrevidos neones. En el horizonte, cada vez más cercano, una meta imaginaria colgada a los pies del Edificio España. Ahora es el momento de voltear la cabeza y sentir lo dejado atrás, las distintas identidades de la Gran Vía, todas con algo en común, nutren con soltura y fuerza al mejor escaparate de Madrid.

Artículos relacionados:
La Gran Vía y el cine, un amor de película
Motivos para querer Madrid
Ocio y Cultura en Madrid
Museo Thyssen-Bornemisza

Secretos de Madrid
Por: Manu Garcia del Moral Secretos de Madrid
{}