No hay notificaciones nuevas

Cinco cosas que limpiar en el baño en las que no habías caído

13 de may. de 2020

Vamos a exponer algunos consejos para limpiar partes o artículos del baño no tan obvios.

Limpiar el cabezal de la ducha

Los depósitos de cal pueden obstruir el paso del agua. Si el flujo del agua ha disminuido, es hora de limpiarlo.

Instrucciones

  1. Con un cepillo o esponja frota para ablandar los depósitos.

  2. Llena una bolsa de plástico con las mismas proporciones de agua caliente y vinagre.

  3. Mete la alcachofa en la bolsa, sumergiendo los agujeros de la salida del agua y cierra la bolsa con una goma o haciendo un nudo doble.

  4. Deja correr agua muy caliente para que se lleve los desperdicios.

  5. Utiliza un cepillo de dientes o un clip para retirar cualquier pequeño resto.

Consejo pro

Si puedes desmontar el cabezal, hazlo para una limpieza en profundidad;

Frecuencia: 

Cada seis meses, o cuando notes que hay un cambio en la presión del agua. 

Limpiar juguetes de baño

El moho puede crecer dentro y fuera de los juguetes del baño, produciendo unas salpicaduras tóxicas.

Instrucciones

En lo que a soluciones desinfectantes respecta, la lejía es muy efectiva, pero si no la aclaras correctamente, puede dañar la piel. Los expertos dicen que el vinagre blanco puede ser igual de efectivo y más seguro. La proporción debería de ser de 100 a 200 mililitros de vinagre diluidos en unos tres litros y medio de agua.

  1. Retira cualquier resto de agua y deja que se seque.

  2. Empapa el juguete en la solución durante una hora al menos, aunque lo ideal es toda una noche. Asegúrate de que la mezcla llega a todos los recovecos.

  3. Frota el exterior con un cepillo empapado con la mezcla.

  4. Aclara el juguete hasta que no puedas oler la lejía o el vinagre y deja que se seque totalmente, siempre mejor al sol.

Consejo pro

Para evitar tener que volver a limpiar el interior, sella el orificio de entrada de agua con silicona caliente o super glue.

Frecuencia: 

Una vez a la semana.

Limpiar la repisa de los cepillos de dientes

Algunos dicen que estas repisas contienen las mayores concentraciones de gérmenes de toda la casa, sobre todo por estar en el baño, aunque también porque la gente no las limpia tan a menudo. Son un nido de gérmenes y moho.

Instrucciones

  1. Aclara con agua caliente.

  2. Limpia la superficie con un cepillo antiguo.

  3. Empapa la superficie con enjuague antibacterial o una solución a partes iguales de vinagre y agua durante 5 minutos.

  4. Aclara, frota y aclara otra vez.

  5. Deja que se seque bien antes de volver a poner nada encima.

Consejo pro

También puedes meterla en el lavavajillas o limpiarla con pasta de dientes.

Frecuencia: 

Una vez al mes.

Limpiar la cortina de la ducha

Instrucciones

Hay dos opciones: retirar cualquier rastro de suciedad con un paño con bicarbonato o bien meterlas en la lavadora, incluso si son de plástico o vinilo..

  1. Pon un programa con agua caliente.

  2. Añade bicarbonato o lejía al detergente.

  3. Enciende la lavadora.

  4. Si puedes, añade 100 ml de vinagre en el ciclo de aclarado.
  5. Tiéndelas o mételas en la secadora a minima potencia.

Consejo pro

Si metes un par de toallas de baño en la carga, evitarás que las cortinas se arruguen.

Frecuencia: 

Idealmente una vez cada tres meses.

Limpiar el grifo

Probablemente ya limpias el exterior del grifo de manera habitual, pero una limpieza en profundidad puede ayudar a aumentar la presión del agua al quitar los depósitos de cal. 

Instrucciones

  1. Primero, comprueba de qué material está hecho el grifo. La mezcla equivocada puede dañar el metal o el estaño, por ejemplo.

  2. Prepara la solución limpiadora: bien mezcla agua con un descalcificador (ponte guantes) o vinagre blanco sin diluir.

  3. Vierte la mezcla en una bolsita y átala alrededor de la tapa del grifo con una goma o alambre.

  4. Deja que la mezcla actúe de una a 24 horas (el descalcificador es más rápido).

  5. Frota la cal que se se haya ido soltando dentro y fuera de la tapa del grifo.

  6. Aclara y deja secar.

Consejo pro

Si secas el grifo con un paño de microfibra, brillará más.

Frecuencia: 

Cada tres o seis meses.

 
 

  Lecturas relacionadas